Decir o escuchar que ¨todo está mal¨, no es por desgracia algo ni nuevo ni pasajero.

Es muy difícil entender que está pasando en Ecuador, cómo estamos caminando, corriendo sin frenos y con los ojos vendados, hacia un abismo del que va a ser muy difícil salir.

¨La situación¨ calamitosa y desesperante de la salud, la educación, la vialidad, la seguridad, las cárceles, el registro civil, la policía, la justicia … en fin, creo que no hay una sola  institución del estado que no esté mal o muy mal.

El problema es que los que tienen el poder, las actuales autoridades, no hacen nada de nada para solucionar ¨la situación¨.

¨La situación¨ dicha así de manera técnica, sin mirar que detrás de ¨la situación¨ hay hombres mujeres niños y niñas que están padeciendo las consecuencias de esta inacción, que están muriendo por esta actitud indolente de las autoridades que lo único que sí hacen es usar medios hegemónicos y masivos para repetir el sabido ¨la culpa es de Correa¨. Es lo único que hacen.

Más allá de si la culpa es de Correa debemos actuar ya! Ahora!

Yo era un@ de los ciudadanos y ciudadanas que pensaba que la alternancia en el poder no era tan mala. Que la competencia nos beneficia, como se benefició a Guayaquil de la competencia entre Correa y Nebot. Yo pensaba que esa alternancia es parte de la democracia y que el triunfo de Guillermo Lasso podía ser positivo, pues llevaba más de 13 años detrás del poder, y estaba rodeado de asesores muy bien formados y con mucha experiencia. Yo pensé que Lasso tenía un plan.

El tiempo y ¨la situación¨ nos esta demostrando que estaba muy, pero muy equivocad@.
Los datos, no los relatos, nos demuestran cuan equivocados estábamos tod@s l@s que votaron por Lasso y tod@s los que pese a que no le dimos nuestro voto, nunca pensamos que sería una debacle. Al fin y al cabo, tod@s vivimos en el mismo Ecuador.

Es una pena vivir en un país en el que antes sí se podía tener una cedula en 45 minutos, en el que sí se podía tener salud de calidad, en el que sí se podía tener educación de primer nivel y así una larga lista de servicios y derechos, que hoy en día brillan por su ausencia.

Yo me siento como que tuviera que redactar un texto, pero pese a contar con una computadora moderna, estuviera obligad@ a escribir con maquina y papel, de esas del siglo pasado ¿Las recuerdan?. Lo mínimo que puedo decir es que es frustrante.

Hay dos ideas que quiero destacar con esta vomitona.

La primera, que los y las ecuatorianas somos los que vamos a pagar muy caro la salida del abismo en el que nos están metiendo. Los gobiernos se van, pero el pueblo seguimos caminando por las mismas calles, comprando (o intentándolo) en las mismas tiendas. Ell@s se van, pero la cagada que deja Lasso, la sufrimos nosotr@s.

La segunda, que para enterrar a Correa en el olvido, solo tenían que hacer una cosa: ser mejores que Correa. Para algun@s esto era una misión sencilla, pero nadie lo ha logrado.

A fin de cuentas, creo que Lasso es más correísta que ningun@, porque esta haciendo todo lo posible para que nadie lo olvidemos, para que tod@s comparemos y para que lo extrañemos a gritos.

Sí, creo que Guillermo Lasso es correísta de closet, porque si no, no lo entiendo.

Compartir: